El largo, contradictorio y zigzagueante camino del líder Robert Mugabe

Sudáfrica pide al Ejército de Zimbabwe garantizar la paz y seguridad
 0

Sudáfrica pide al Ejército de Zimbabwe garantizar la paz y seguridad 0

Mugabe, en las fotografías, se observa acompañado por el jefe militar Constantino Chiwenga; el ministro de Zimbabue, Sydney Sekerayami; los políticos sudafricanos Nosiviwe Mapisa-Nqakula y Bongani Bongo; y al sacerdote católico Fidelis Mukonori.

Mugabe destacó en los años 70 en la lucha por la independencia del país contra el régimen de minoría blanca en la antigua Rhodesia. Los militares no se quedaron de brazos cruzados y enviaron los carros de combate a la capital de Zimbabue, Harare, informó Fortune.

El encuentro se celebrará este mismo jueves en la capital de Botswana, Gaborone, y a él acudirán los ministros de Asuntos Exteriores de Angola, Tanzania y Zambia, así como el presidente del Consejo de la SADC, el ministro de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica.

Presidente desde hace casi cuatro décadas, Robert Mugabe, de 93 años, gobierna con mano dura y su gestión ha sido desastrosa para el país.

Se multiplican los rumores al respecto de que las fuerzas armadas han arrestado a un número indeterminado de líderes del 'G40', al ingresar con blindados a Harare.

La salida forzada de Mnangagwa del gobierno fue lo que disparó la intervención militar, que muchos analistas ven como un intento por frenar el camino hacia la cima de la esposa de Mugabe. Cada año la suma de lo que se gasta en el que parece ser su día favorito del año aumenta: 440.000 euros por sus 89, 730.000 euros por sus 90 o 914.000 euros por sus 92.

El diario estatal Zimbabwe Herald publicó presuntas nuevas fotos de la reunión y prometió detalles para más tarde.

El partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), respondió a las palabras de Chiwenga este martes asegurando que sugerían una "conducta de traición" destinada a "incitar a la insurrección y al desafío violento del orden constitucional".

No obstante, no existen garantías de que quien sea termine reemplazando a Mugabe represente una mejora de magnitud.

Si Mnangagwa pasa a encabezar la transición política, tendrá que enfrentar su propio pasado, al estar implicado en la masacre de miles de opositores en la década de 1980 por una brigada entrenada en Corea del Norte.

Mnangagwa, quien gozó del respaldo militar y una vez fue visto como un presidente potencial, huyó del país y dijo que había sido amenazado. Y en 2014 se convirtió en la líder de la sección femenina del partido ZANU-PF. Luego en 1987 Mugabe fusionó su cargo con el de presidente y nunca más se fue.

La oposición política en Zimbabwe cuenta con un número de figuras competentes, pero se exhibe en abierta fractura. Sin embargo, padece una grave dolencia, y probablemente carezca de la firmeza necesaria para unificar al espectro opositor.

En una entrevista telefónica desde Zimbabue con el canal sudafricano ANN7, Mwonzora expresó que "hay mucho resentimiento contra Robert Mugabe y su esposa", mientras pidió a los ciudadanos que "tengan cuidado", ya que "la situación es anormal".

"Insisten en que el presidente debe acabar su mandato", agregó. "La restauración requiere una hoja de ruta para abordar los reclamos que nos condujeron a esta situación", apuntó. Pero aún resta ver qué deparará el futuro inmediato.

El siguiente contenido proviene de socios externos.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.